El buen suspiro en Colonia. Gastronomía histórica.

El buen suspiro en Colonia. Gastronomía histórica.

Category: Colonia, Gastronomía

Historia, gastronomía y suspiros.

Paseando por el barrio histórico, me acerco al si se quiere punto más característico y/o más fotografiado de la Colonia del Sacramento, la calle de los suspiros, en esa vereda – calle donde piedra y naturaleza se pelean por estar presentes en el piso; es una de las calles más intactas de la vieja Colonia, en que las casas y el piso que las une son el paseo. Ahí, me encuentro realizando tomas de rodaje con mi cámara para mostrarte ese lugar tan especial y me llama la atención un lugar que hasta hace algunos años era una casa de diseño y arte o algo así pero que nunca se me hubiese ocurrido pensar en almorzar por ahí.

Lo cierto es que El buen suspiro, es un viaje a la época Colonial nunca mejor dicho, en una edificación casi intacta con la puerta y las paredes en perfecto estado de conservación, uno de los pocos comercios de la calle de los suspiros ofrece una gastronomía característica y regional.

La comida en el buen suspiro.

Las tablas de quesos y fiambres son las principales, pero no son cualquier tipo de fiambres ni tampoco cualquier tipo de quesos. Las fiambres suelen ser puestos a la vista, y los quesos estacionados en el mismo establecimiento. Los fiambres, de factura seca principalmente salamines y longanizas, así como jamón serrano y jamón cocido (este último debidamente refrigerado) y los quesos que nosotros en Montevideo llamamos Colonia, justamente por el lugar de donde provienen. Ahí está el punto más importante, queso fresco y casero de las localidades del Uruguay que más saben de quesos : Nueva helvecia, Colonia Suiza y Colonia. En este lugar es imposible que falle la frescura del producto.

Conversamos con el chef del buen suspiro y nos contaba que la idea era conjugar en la mesa todos los sabores regionales, por eso también los vinos que se sirven son de Colonia, sobre todo de la región oeste en la ciudad de Carmelo, donde se dan las grandes producciones del departamento de vinos.

Además, de postre se ofrecen bruchetas y panes caseros tostados para apreciar con mermeladas que se pueden decir caseras o de casa, ya que son producidas por pequeñas granjas, cercanas a la ciudad de Colonia.

Es un lugar ideal para hacer un pausa y disfrutar no sólo de la gastronomía regional sino de un punto histórico que nos hace viajar obligatoriamente en el tiempo.

Gastronomía e historia juntas.

El lugar tiene dos “salones” para poder diferenciarlos de alguna manera, uno al aire libre y otro, casi intacto donde se pueden apreciar los quesos y fiambres estacionados, al lado de una estufa a leña construida entre medio de las piedras coloniales, en donde las pocas mesas disponibles, hacen viajar en el tiempo a quién se siente en ellas. A eso debemos sumarle la excelente atención de sus dueños, que no sólo son muy amables, lo hacen sentir a uno cómo en  casa.

El recomendado: licor de Tannat de Colonia.
La recomendada: Cualquera de las tablas de quesos que se ofrecen.

El mapa indica un lugar que rodea historia en la ciudad de Colonia del Sacramento, pero están completamente ligados, museo, historia, historias y risas.

La carta del buen suspiro.